El cantautor y productor Pink Pablo apostó a su talento y triunfó… por lo que el pasado viernes lanzó su nuevo sencillo “Sayonara”.
El intérprete revolucionará las plataformas digitales y estaciones radiales con el tema. Este carismático artista puertorriqueño ya se había dejado sentir con sus primeros temas (“Dulcesito”, “Decline” y “Candela”), que compuso y grabó en su dormitorio. 
Pink Pablo seleccionó el nombre de “Sayonara” para la canción en español, porque en japonés significa “hasta nunca”. “En el tema es utilizado  como sinónimo de negar o rechazar a alguien”indicó de entrada.
Explicó que “es un reggaetón con elementos musicales alternativos a mi estilo, donde se hace una narrativa descriptiva al deseo de poder conquistar una chica popular de alta demanda. En este tema se utiliza la segunda persona como método de narración, expresando el deseo de lograr la conquista”.
El apuesto vocalista puntualizó, además, sobre la letra que compuso que “trata sobre un joven que fantasea con seducir a una mujer considerada fuera de liga. La dama es reconocida por negar a muchos, diciéndole adiós (‘Sayonara’) a sus esperanzas”La coproducción de la pista estuvo a cargo de Pagano Music. 
Para darle mayor impacto a lo que dice el sencillo, Pink Pablo filmó un vídeo en Guaynabo (Puerto Rico), bajo la  dirección de Javier Letour y producción de Carlos Maldonado. 
El concepto del videoclip surgió de una historia real del propio Pink Pablo. Resulta que durante los días en que se encontraba produciendo “Sayonara” hacía trabajos de jardinería junto a su primo Pagano, particularmente en  la residencia de una mujer que fue muy atenta cuando ellos realizaban las tareas. Mientras pasaba la podadora, el artista comenzó a grabarse con el celular entonando el coro de la canción,  que era lo único que al momento había creado.  Luego ,en el proceso de preproducción recordó esa anécdota y quiso plasmarla en “Sayonara”. 
Las secuencias retratan el flirteo entre Pink Pablo, interpretando un jardinero, y su clienta, una mujer mayor de clase alta.  Al estar Pink Pablo  involucrado en diferentes etapas creativas del desarrollo de la historia reforzó, entonces, varios  elementos en las escenas  que lo describen como individuo y artista. A la par con ser jardinero,  trabajar con su padre, “handyman’, produce y compone canciones.  Ese sentido familiar también lo evidencia al contar con su primo Pagano en su vida, aunque su presencia en las imágenes es tan sutil como en la historia. Fue Pagano quien adentró a Pink Pablo en el mundo de la producción musical. Además de esa pasión musical, comparten los trabajos de jardinería.  
Los seguidores de Pink Pablo ya saben que siempre busca resaltar en la música, pero también en su vestir, por lo que en el videoclip aparece con una  combinación de pantalón y chaleco marca Iceberg y zapatos John Geiger. 
Un detalle que no puede pasar por alto cuando disfrute del vídeo de “Sayonara” es que el camión que aparece en las tomas grabadas es  reflejo de  la autogestión. “Es representativo del día de la filmación. Llegué conduciendo el camión por la mañana… La noche antes había estado haciendo los preparativos para la escena también dentro del camión”, compartió Pink Pablo.  
Juan Pablo Rivera (“Pink Pablo”), quien sobresale por su versatilidad artística y estilo sensual, se crió en una familia de músicos. Ya a temprana edad demostró pasión por la guitarra y el piano, interpretando temas en fiestas familiares y tocando en la iglesia de su comunidad.  A sus 14 años,  gracias a la ayuda de tutoriales de YouTube, comenzó a experimentar con ritmos en plataformas digitales.
Su propuesta musical en general  es una fusión de indie, dancehall, funk y trap, con influencias de Frank Ocean, Mac Miller y Kanye West. 
En lo que resta de este año, el público podrá cantar y gozar con la música de Pink Pablo, con más sencillos, vídeos y grandes colaboraciones. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here